Monday, January 16, 2006

¿QUÉ ES UNA CONSTITUCIÓN?
1ª CONFERENCIA Y 2ª CONFERENCIA
FERDINAND LASALLE
INTRODUCCIÓN

Se realizará una breve semblanza de lo expuesto por Ferdinand Lasalle en dos conferencias que pronunció en la ciudad de Berlín, la primera en abril de 1862 ante una agrupación ciudadana, que para efectos de ésta breve semblanza, causa más impacto que la segunda, misma que fue pronunciada igualmente en Berlín relacionada sobre los problemas constitucionales en noviembre de 1862.

CONTENIDO

Ambas conferencias, están narradas en primera persona, por lo que en la primera, comienza diciendo lo siguiente: “Se me ha invitado a pronunciar ante vosotros una conferencia….. Voy a hablaros de problemas constitucionales, de lo que es una constitución.”[1]

La conferencia, es sistemática, lleva paso a paso a aquel cúmulo de gente ante la que la dictó, para poder explicarles, sin que quedase duda alguna de lo que éste quería transmitirles acerca del concepto de constitución, por lo cual, recurrió siempre a ejemplos prácticos y reales acerca de problemas históricos que en aquel tiempo se suscitaban o que se habían suscitado hace sólo algunos años, fundamentalmente, basó su explicación en la Constitución de Prusia, sin embargo, también se refirió a constituciones tales como la Inglesa, la Estadounidense, la

En fin pues, la explicación comenzó referenciando el problema a explicar -¿qué es una constitución?- manifestando que su conferencia sería de carácter científico ya q2ue la verdadera ciencia no es mas que la claridad del pensamiento que deriva en si mismo paso a paso.

Ferdinand Lasalle, manifiesta que la verdadera esencia de una constitución, no es como lo manifestaría un jurista –“La constitución es un pacto jurado entre el rey y el pueblo, que establece principios básicos de la legislación y del gobierno dentro de un país”-[2] o como se definen las constituciones republicanas –“La Constitución es la ley fundamental proclamada en el país, en la que se echan cimientos para la organización del derecho público de ésta nación”- [3] Lo anteriormente trascrito, decía Ferdinand Lasalle, no era la esencia de la constitución, puesto que lo anterior sólo reflejaba lo exterior de cómo era conformada una constitución y que era lo que hacía, ya que aquello que se describía era únicamente la carta constitucional.

Una constitución, según Ferdinand Lasalle, debería de diferenciarse claramente de una ley, partiendo desde el principio que efectivamente la constitución es del mismo modo una ley, ya que necesitó la promulgación legislativa, sin embargo, la constitución, debería y debe de tener ese adicional que la distinguiese y distinga de una ley común y corriente. Cuando el espíritu unánime de los pueblos consagren a una ley, entonces se entiende que se está hablando de una ley fundamental y que por tanto, esa ley fundamental, deberá de llamarse Constitución, la cual se distinguiría por las razones siguientes:
- Que la ley fundamental, ahondará más que las leyes ordinarias
- Que constituya el fundamento de las otras leyes
- Requiere de la necesidad de una fuerza activa, puesto que esa ley deberá de ser como es y no de otro modo.

Lo anteriormente señalado como fuerza activa, Ferdinand Lasalle, denomina que esa fuerza, son las fuerzas reales de poder, las cuales, constituyen a todas las leyes e instituciones, mismas que sólo son lo que son y lo que deben ser.

Para Ferdinand Lasalle, no fue difícil explicar lo que quería decir con lo anterior, y fue en donde comenzó a explicar su teoría únicamente con ejemplos que sugirió que únicamente eran eso ejemplos y no una realidad, aunque al final condujo a los oyentes a entender que efectivamente era la realidad que acontecía en su país y que el Señor Presidente de su país, el Sr. Bismarck, además del diputado, ministro de guerra (2ª conferencia), le darían la razón de lo que éste exponía meses atrás en su primer conferencia.

El decía que se supusiera que en algún momento las leyes de Prusia, perecían en un incendio y que sólo la publicación de éstas era lo que hacía que fueran eficaces, que entonces el legislador, no podría ni debería realizar nuevas leyes a su antojo y que por tanto, se insiste, las cosas deberían de ser tal y como deberían ser. Todo esto se realiza con ejemplos:

- La monarquía: si se le eran retiradas todas sus prerrogativas al momento de erigir una nueva constitución y se decidía no respetar a la monarquía misma, el Rey, no toleraría eso y éste sólo necesitaba alzar la voz para que todo el ejército instaurara el orden, puesto que éste estaba al servicio directo e inmediato del monarca. Y concluía, Ferdinand Lasalle, diciendo que la monarquía era una fragmento de la constitución.
- Los Aristos: aunque siempre limitados en número, los aristos, poseían una gran cercanía con el rey, por lo que se encuentra en el supuesto anterior y Ferdinand Lasalle, concluye, diciendo, que de igual forma, la aristocracia, es una parte de la constitución.
- La burguesía: si no se tomase en cuenta a la burguesía que tenían los medios de producción y sólo fuese una constitución gremial, no se podría operar o llevar a cabo ningún proceso productivo y por tanto, se pondrían en la calle a todos los obreros, los cuales exigirían pan y sustenro y por tanto, de igual forma, los burgueses forma parte de la constitución.
- Los banqueros: a éstos, únicamente les bastaría con no otorgar créditos ni al estado ni a las clases populares para generar el descontrol necesario en un país, y por ello, forman igualmente parte de la constitución.
- La clase obrera: que sucedería si se retiraran los derechos políticos y personales de toda la clase obrera, sencillamente se regresaría a la edad media, lo cual se permitiría ya que saldría a rebatir el ataque sufrido y por tanto, también la clase obrera, es una parte de la constitución.

Lo anterior, como más adelante, se dejará notar sin más explicación, es lo que Ferdinand Lasalle definía como factores reales de poder y que éstos eran la esencia de una constitución.

“Se acogen esos factores reales de poder, se extienden en una hoja de papel, se les da expresión escrita, y a partir de ese momento, incorporados a un papel, ya no son simples factores de poder, sino que se han erigido en derecho, en instituciones jurídicas, y quien atente contra ellos atenta contra la ley, y es castigado.”[4]

Factores como el sistema electoral de las tres clases que tuvo lugar en Prusia en el año de 1849, la acumulación del poder en la cámara señorial, reunida sólo en unas cuantas manos aristas el rey con su artículo 47 y 108 en donde excedían de sus facultades en cuanto al mando y nombramiento del ejército y la falta de juramento de éste a la Constitución, el poder organizado (el que tenía el rey junto con el ejército) y el inorgánico (el que posee el pueblo), esos factores, de realidad insostenible, es lo que Ferdinand Lasalle Denominó como hoja de papel y se debe de apreciar que se está refiriendo, aunque aún no se mencionaba, a la Constitución que regía actualmente no sólo en Prusia, si no que también en su país.

Al remontarse a los precedentes históricos de las Constituciones, se aprecia que éstas han pasado desde la época en que el Rey era lo absoluto hasta las modernas, para aquella época, a las que sólo tenían ciertas facultades. Y Ferdinand Lasalle manifestó que siempre han existido constituciones reales y efectivas, sólo que esas constituciones deberían de ser modificadas conforme a la realidad de los pueblos, puesto que en caso de no hacerlo, se convertirían sólo en hojas de papel y dejarían de ser la esencia misma del pueblo.

Ferdinand Lasalle, expresó el sentir de su primera conferencia en que para poder obtener una Consitución real y efectiva, sólo se podría originar por que los factores reales de poder hayan querido y operado una transformación de acuerdo a la realidad que en ese momento se vivía.

Aquella transformación, se produciría como antecedente primero desde la constitución feudal que da origen al absolutismo (se refiere a la monarquía absoluta) y éste a su vez da origen a la revolución burguesa, pero se debe de recordar que la revolución burguesa, es desorganizada y que por la prontitud con la que se requiere un cambio, origina nuevamente vicios ocultos tales como el que el rey nuevamente promulgaría las leyes junto con las cámaras legislativas y por tanto, se obtendría una hoja de papel y no una constitución.

Desde luego que esto acarrearía consecuencias, las cuales no eran mas que el desplazamiento, nuevamente, de los factores reales de poder, cambios sobre el papel y un desahucio de la constitución vigente. Se debe de recordar la organización inmediata del ejército que sólo obedece al rey y que éste ejército carecía de grandes demagogos, pero era rico en estrategas militares.
Culmina la conferencia, manifestando que los problemas constitucionales no se fundan en consecuencias jurídicas sino en consecuencias de poder.
“La verdadera Constitución de un país sólo reside en los factores reales y efectivos de poder que en ese país rigen; y las constituciones escritas no tienen valor ni son duraderas más que cuando dan expresión fiel a los factores imperantes en la realidad social”[5]

La segunda conferencia, es una realidad política que vivió Alemania y dictada en noviembre de 1862, en la que, como se manifestó, en líneas precedentes, condujo la realidad política, social y económica de aquel país a su primera conferencia, ya que en aquella manifestaba que la constitución vigente, no duraría algunos años más en cuanto a su eficacia, pero al analizar las conferencias dictadas por representantes de las cámaras legislativas y del propio presidente, únicamente señalaba que lo que había manifestado, Ferdinand Lasalle, en aquel entonces, bien pudo haberse referido a que la Constitución le quedaban algunos meses de vida. Ya sólo era una hoja de papel.

Lo más destacado de ésta conferencia, se aprecia en los medios defensivos, puesto que, como ahora en la actualidad, el presidente podría vetar las disposiciones de la cámara en cuanto a materia impositiva se proponían y que por mucho que fuese la intención del órgano legislativo la no afectación de los intereses de los factores reales de poder, sólo una persona podría acabar con aquellas aspiraciones y que por ese entendido, no debería de permitirse ninguna negociación al respecto y el órgano legislativo únicamente debería de emplear una fórmula sencilla por si misma: declarar lo que ya es una realidad.

CONCLUSIÓN

Es menester, que se refiera como el antecedente que más impacto tuvo, hacia la primera conferencia dictada, puesto que en ésta se deja de manifiesto lo que debe de ser una Constitución, que bien lo manifestó Ferdinand Lasalle, los factores reales de poder, son quienes deben de conducir a la Constitución, no dejando huecos que se presten a la tiranía y al absolutismo.

Es una realidad de todos los países que se ha pasado por todos los momentos históricos de las constituciones, pero se debe de formular ahora una pregunta cada individuo que esté interesado en éste tema: ¿Qué sucede actualmente en mi país?, ¿es realmente la constitución actual el reflejo de la voluntad de los factores reales de poder?.
[1] LASALLE, Ferdinand. ¿Qué es una constitución?. Ed. Ariel Derecho. Barcelona 2002.
[2] Op Cit 1
[3] Op Cit.1
[4] Op. Cit. 1
[5] Op. Cit. 1

0 Comments:

Post a Comment

<< Home